Debemos partir de una idea básica: nuestros derechos como consumidores son los mismos compremos en temporada o en periodo de rebajas.