¿Qué es una cooperativa de consumidores y usuarios?

Las cooperativas de consumidores y usuarios son empresas constituidas por personas que se asocian con el fin de satisfacer sus necesidades, comprando a terceros o produciendo ellas mismas los productos o servicios que precisan, en las condiciones en las que los quieren.

Pueden crearse para adquirir bienes que aún no están disponibles en el mercado, o de manera insuficiente (productos ecológicos y de comercio justo, productos culturales, de investigación, relacionados con la calidad de vida o la tercera edad, servicios a las personas, tecnológicos o telemáticos o vinculados a las energías renovables, en general cualquier sector de actividad puede ser desarrollado en forma de cooperativa de consumo).

También pueden crearse para promover servicios que la oferta pública o privada no brinda, o lo hace de manera insatisfactoria. Solo la imaginación pone límite a los sectores de actividad que las cooperativas de consumidores pueden abarcar.

A diferencia de las empresas capitalistas, las cooperativas de consumidores/as y usuarios/as no buscan directamente el lucro de sus socios, sino que el excedente de su actividad de mercado, normalmente se reinvierten en la cooperativa o se destina a actividades sociales.

Estas cooperativas aúnan los esfuerzos de miles de personas, multiplicando la fuerza que posee un consumidor/a de forma aislada, a fin de lograr productos y servicios de calidad a precios razonables, medioambientalmente y socialmente sostenibles. Su fin último es facilitar a los consumidores/as el mejor precio, la más alta calidad, los mejores servicios y una información veraz.

Los socios cooperativistas se asocian en régimen de libre adhesión y baja voluntaria, y rigen de manera democrática la cooperativa mediante los órganos de gestión y gobierno elegidos y su Asamblea General. Participan de forma activa en su política y en las decisiones según el principio de un socio = un voto.

Se involucran también en proyectos de transformación social, a través de la participación en el tejido asociativo y empresarial, el cambio de paradigma en el consumo, el valor al sujeto consumidor/a, etc. Fortalecen a la ciudadanía en general y a colectivos en situación de exclusión social, cultural, económica y laboral. Contribuyen a la creación de actividades económicas que fortalecen el crecimiento económico sustentable en sus entornos de influencia e impulsan el desarrollo de líneas de negocio que promueven la innovación, la integración, la conciliación, los cuidados, los consumos responsables el comercio justo y otros cientos de valores y objetivos.

Características de las cooperativas de consumidores y usuarios

Las cooperativas de consumidores son las primeras asociaciones de consumidores que aparecieron en Europa y ejercen labores de representación y defensa de los intereses del consumidor.

Las cooperativas de consumidores se rigen según valores y principios cooperativos que comparten con todas las otras cooperativas del mundo, garantizándoles un funcionamiento democrático y haciendo de las cooperativas unas empresas particularmente comprometidas con su entorno, solidarias y socialmente responsables.

Las cooperativas de consumidores están muy ligadas a su territorio. Participan en iniciativas culturales así como sociales de carácter local, y potencian el desarrollo económico local mediante la creación de puestos de trabajo y el fomento del espíritu empresarial. Contribuyen asimismo a la difusión y la promoción del producto local, fomentando también la generación de servicios nuevos o alternativos. De esta manera, generan un fuerte sentimiento de pertenencia y proximidad con el entorno y la comunidad.

Las cooperativas de consumidores son una forma eficiente de hacer empresa, un modelo flexible y adaptable para desarrollar proyectos innovadores que agrupan personas comprometidas para crear una actividad duradera y empleos de calidad.

El proceso de creación de una cooperativa de consumidores no es más complejo que el de la creación de cualquier otra forma empresarial.

También puede cualquier persona o entidad, participar en el cooperativismo de consumo, incorporándose a cooperativas ya existentes, que pueden ofrecerle todas las ventajas de este movimiento socioeconómico. Únete!!! al cooperativismo de consumidores y cambia la sociedad.

Por último, están tomando fuerza en Madrid y resto de España la modalidad de Cooperativas Integrales, que en su gran mayoría, parte de integrar la perspectiva del consumidor en forma de socios consumidores, en actividades reproductivas y productivas, de servicios, etc.

Para ampliar información diríjase a UNCUMA, www.uncuma.coop

Puede ponerse en contacto con nosotros en
Plaza de Navafría, 3, 28027 Madrid. 914 05 36 98